Sabes ¿qué daña los neumáticos de un carro?

Jun 20, 2017 11:42:50 AM8:00 carros, infoUtil
Comparte en tus redes    
Después de comprar llantas, es fundamental que las mantengas en buenas condiciones para que te duren el mayor tiempo posible, por lo que es importante que sepas qué las daña.

Cada parte de un carro es importante y así como se le da mantenimiento a la máquina, todo lo demás debe revisarse y estar al pendiente de que funcionen bien. En el caso de las llantas, para hacer un buen uso de ellas, checa qué daña los neumáticos de un carro para estar abusados.

 

Factores físicos:

  • Los años que llevas usando las mismas llantas.
  • Desgaste y daños ocasionados por diversos objetos.

Condiciones del camino:

  • Agujeros.
  • Obstáculos como piedras, vidrio, etc.
  • Bordes de banquetas.
  • Objetos afilados de metal, vidrio, madera, etc.
  • Topes o reductores de velocidad.

Clima:

  • Temperaturas extremas que pueden dañar el hule.
  • Lluvia, nieve y hielo.
  • Aceite, grasa y otros productos químicos regados en el camino.

Hábitos de conducción:

  • Ir a exceso de velocidad.
  • Arrancar rápidamente y frenar de emergencia provocando fricción en las llantas.
  • Conducir en caminos con pavimento dañado.
  • No poner atención a los ruidos extraños o vibraciones extrañas.
  • No consultar a un profesional cuando notas algún cambio.

Descuidar el mantenimiento básico de los neumáticos:

  • Olvidar checar la presión del aire de cada neumático.
  • No revisar rutinariamente si hay desgaste o daño en alguna llanta.
  • No darle importancia a un golpe fuerte.
  • No equilibrar o balancear los neumáticos una vez instalados.
  • Usar selladores que no han sido aprobados.

Uso indebido:

  • Usar neumáticos de verano en tiempo de nieve y hielo.
  • Mezclar diversos tipos de neumáticos.
  • Usar neumáticos en rines dañados.
  • Usar rines que no son compatibles o de la medida de la llanta.
  • Utilizar neumáticos que no tengan una capacidad de velocidad y un índice de carga por lo menos igual o superior a los originalmente especificados por el fabricante del vehículo.
  • Inflar un neumático que se ha corrido con poco aire o inflarlo de más.
  • Usar un neumático de repuesto de un tamaño diferente y de especificaciones distintas al que se quitó.

Ahora bien, para saber si una llanta está gastada y necesita ser reemplazada debes inspeccionar el neumático regularmente y buscar si tiene un desgaste desigual en la banda de rodadura, si tiene poca profundidad el gravado, si se le clavaron piedras u objetos metálicos, si se le ve alguna parte dañada como la tapa de la válvula, principalmente.

Presta atención a la "sensación" de los neumáticos mientras conduces, por ejemplo, un recorrido brusco puede indicar daños en los neumáticos o desgaste excesivo. Si percibes vibraciones u otras perturbaciones durante la conducción, reduce inmediatamente la velocidad, conduce con precaución hasta que puedas salirte de la carretera de forma segura y detenerte para inspeccionar los neumáticos.

Si detectas que un neumático está dañado, hay que reemplazarlo con la llanta de repuesto.

Finalmente, si no ves ningún daño en los neumáticos, si no puedes identificar por qué vibra, o no estás seguro de haber inspeccionado bien las llantas, acude con un profesional.

Contar con un carro en buenas condiciones es vital para tu seguridad, y en Don Carro lo saben muy bien, por eso todas las trocas, SUVs y sedanes son revisados por expertos. ¿Ya los conoces?

Fuente: Michelin