Que el calor no acabe con tu sedán

Jun 22, 2017 10:14:01 AM8:00 carros
Comparte en tus redes    
Por fin llegó el verano, a cuidarse de los rayos del sol para disfrutar de esta época del año que al ser muy calurosa puede dañar la piel y tus posesiones favoritas, como tu carro. Para que estos meses de mucho sol sean agradables, ahí te van estos consejos para cuidar el carro en verano.

Llegaron los meses más calientes del año, con temperaturas altas que pueden afectar el funcionamiento de tu carro, pero estos consejos te ayudarán a que el calor no acabe con tu sedán este verano.

1. Limpiaparabrisas y parabrisas. Los rayos de sol pueden hacer estragos en el caucho que se encuentra en los limpiaparabrisas. Inspecciona cada hoja para eliminar el polvo y los desechos que se hayan acumulado. 

Agrega líquido de limpieza al tanque del agua del parabrisas. Cambia las hojas si no se pueden reparar.

2. Baterías. El exceso de calor puede evaporar rápidamente el líquido de la batería, lo que puede ocasionar corrosión en algunas terminales y conexiones y dañar la estructura interna. Mantén la parte superior de la batería lo más limpia posible ya que la suciedad puede convertirse en un conductor, que drena la energía de la batería. Si la corrosión se acumula en los terminales de la batería, se convierte en un aislante e inhibe el flujo de corriente.

3. Presión de los neumáticos. Un neumático poco inflado afecta el comportamiento y frenado del sedán, y puede provocar que se sobrecalienten las llantas lo que aumenta el riesgo de un pinchazo o que se revienten. Revisa mensualmente el estado de los neumáticos, la presión de inflado y gira las llantas cada 6,000 millas. Como el calor del verano hace que la presión dentro de un neumático aumente, checa la presión cuando las llantas estén frías. El manual del propietario incluye la presión de aire recomendada para los neumáticos del carro.

4. Líquido refrigerante o anticongelante. Poner anticongelante no requiere de mucho esfuerzo, pero por ser una tarea fácil, algunas personas se olvidan de hacerlo, sin saber que su función es importante ya que mantiene el carro funcionando cuando la temperatura es extrema. Ten presente que con el tiempo, el líquido refrigerante se contamina y eso reduce su capacidad de protección. Debe reemplazarse periódicamente, por lo general cuando lo recomiende el fabricante.

5. El exterior de tu sedán. También puede ser dañado por la luz solar, la radiación UV, la lluvia ácida, la sal (en lugares costeros), la suciedad y la contaminación del aire. Protege la pintura y los acabados del vehículo llevándolo a lavar semanalmente y encéralo cada seis meses.

Durante el verano, asegurarte de que tu sedán funciona correctamente no necesitas de mucho tiempo o dinero, y para reducir gastos, dale mantenimiento preventivo a tu auto.

Fuentes: Mapfre, autotrader.com, Car and Driver, timesofindi.indiatimes.com