Pasos para cambiar una llanta ponchada

Mar 14, 2017 10:59:23 AM8:00 carros, infoUtil
Comparte en tus redes    
Cuando conduces tu troca y se poncha un neumático, si quieres continuar con tu trayecto sin perder tiempo buscando quien te ayude o investigando por dónde se empieza, aprende a cambiar una llanta ponchada fácilmente con estos pasos.

Saber cambiar un neumático desinflado es necesario para cualquier conductor, ya que puede pasar en cualquier lugar. Afortunadamente, cambiar un neumático no es tan difícil, y los siguientes pasos te ayudarán a estar preparado:

1. Hazlo en un lugar seguro.

En cuanto te des cuenta de que se poncho una llanta, frena poco a poco, busca un tramo plano, recto y de preferencia amplio. Los tramos rectos de las carreteras son más seguros que las curvas. 

2. Enciende las luces intermitentes.

Las luces de emergencia o "intermitentes" ayudan a que otros conductores te vean detenido al lado de la carretera. Para evitar un accidente, enciéndelas tan pronto como te des cuenta que se ponchó una llanta.

3. Aplica el freno de mano.

Una vez detenido, siempre usa el freno de mano cuando te prepares para reemplazar una llanta. Así es menor la posibilidad de que tu carro ruede. Para asegurarte de que no se mueve mientras cambias la llanta, coloca delante o detrás de cada neumático piedras grandes si es que hay en el camino. 

4. Retira la cubierta (hubcap) del centro de la rueda.

Antes de levantar el carro con el gato, si tu troca tiene tapacubos (tapones) que cubren las tuercas (birlos), es más fácil quitarlos. Usa el extremo plano de la llave de cruz para quitar el tapacubos. Algunos tapacubos necesitan una herramienta diferente para quitarlo.

5. Afloja las tuercas o birlos.

Usando la llave de tuercas, gira las tuercas en el sentido contrario a las agujas del reloj hasta romper su resistencia. Si requieres hacer mucha fuerza, usa tu pie o todo tu peso corporal de ser necesario.

Afloja las tuercas pero no las quites completamente, déjalas ahí hasta que sea el momento de quitar el neumático.

6. Coloca el gato bajo el carro.

Para levantar con seguridad y evitar daños al vehículo, sigue las instrucciones para colocar el gato que viene en el manual del propietario. Por lo general, el lugar correcto para el gato está debajo de la estructura del vehículo junto al neumático desinflado. Varias estructuras de los carros tienen plástico moldeado en la parte inferior con un área despejada de metal expuesto específicamente para el gato.

7. Levanta el carro con el gato.

Con el gato correctamente colocado, eleva el vehículo hasta que la llanta ponchada esté a unas seis pulgadas del suelo. Nunca pongas ninguna parte de tu cuerpo debajo del vehículo durante o después de levantar el carro con el gato.

8. Retira los birlos.

Ahora es el momento de quitar las tuercas que dejaste aflojadas, debe ser fácil desatornillarlas a mano.

9. Retira la llanta.

Toma el neumático por las bandas de rodadura, tira suavemente hacia ti hasta que esté completamente libre del eje detrás de él. Ponlo acostado para que no se mueva.

10. Coloca la llanta de repuesto.

Ahora coloca el repuesto en el cubo alineando la llanta con los tornillos de sujeción. Empuja suavemente hasta que los pernos salgan a través de la llanta.

11. Aprieta los birlos a mano.

Coloca nuevamente los birlos de sujeción en los pernos de sujeción y apriétalos con la mano. Cuando estén todos puestos, apriétalos tanto como te sea posible con la llave, pero después de bajar el vehículo al suelo.

12. Baja el vehículo y ajusta las tuercas.

Utiliza el gato para bajar el vehículo hasta que el neumático de repuesto se apoye en el suelo, pero sin que el peso del carro caiga por completo en el neumático. En este punto, es cuando debes apretar las tuercas con la llave, dando vuelta en sentido de las manecillas del reloj, tan fuerte como puedas.

13. Baja completamente el carro.

Lleva el vehículo hasta abajo y quita el gato. Aprieta las tuercas con la llave para asegurarte de que están bien apretadas. Empuja hacia abajo la llave de cruz ayudado por el peso de tu cuerpo.

14. Coloca o guarda el hubcap.

Si el tapacubos que quitaste de la llanta desinflada se ajusta al repuesto, ponlo en su lugar de la misma manera como lo quitaste. Si no encaja, guárdalo junto con el neumático ponchado.

15. Guarda todo el equipo que usaste.

El gato, la llave de cruz, el neumático desinflado, y el hubcap. No olvides poner todo en tu vehículo.

Como los neumáticos de repuesto no están hechos para conducir largas distancias o a alta velocidad, maneja con cuidado hasta que lo cambies.

Fuente: bridgestonetire.com